viernes, 22 de junio de 2012

LLEGAS A MÍ.

LLEGAS A MÍ.
Llegas a mí y te siento como eres,
como el ceñido rocío, que hace estremecer por su frialdad.
Das a mí la impresión que envuelves mi cuerpo.
Te detienes y me pides amor que ya no tengo.
Vuelves a mí. ¿Por qué?, me pregunto.
Si pudo existir odio no lo experimento.
¿Qué siento?..., simplemente nada, ya no te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario